javier-gutierrez-bajocero

‘Bajocero’ es el título de la última película española que ha estrenado Netflix y que lo está petando en todo el mundo. La cinta de Lluís Quilez lleva al extremo a sus personajes para ofrecernos un thriller con aroma a clásico pero con la adrenalina desenfrenada  propia del cine de acción contemporáneo.

Un reparto con la experiencia como insignia

Con solo ver el elenco que interpreta la trama de ‘Bajocero’ ya nos imaginamos lo que se nos viene encima. Auténticos pesos pesados de nuestro cine como Javier Gutiérrez, Luis Callejo o Karra Errejalde se complementan con otros actores más jóvenes como Patrick Criado para ofrecernos secuencias memorables. Estamos ante una película que combina lo bueno de otros éxitos anteriores como ‘Que Dios nos perdone’, ‘Tarde para la ira’ o ‘La Isla Mínima’ y aporta nuevos detellos de energía propia.

‘Bajocero’ tiene algo en su esencia que la hace una película diferente. Esas pulsaciones extra que en determinados momentos saben camuflarse en el ritmo normal para mantenernos al filo de la navaja como espectadores. La película cuenta con esos ingredientes narrativos que a buen seguro la hubiesen alzado en los primeros puestos de la taquilla española durante varias semanas.

La enésima de Javier Gutiérrez

Lo de Javier Gutiérrez ya ni sorprende porque estamos ante su enésima interpretación sobresaliente. Ante el rol de policía es bien sabido que el actor es capaz de crecerse y una vez más y, en condiciones extremas, el intérprete ejerce de piedra angular para el resto del elenco. De hecho, el resto de personajes tampoco pasan desapercibidos y tienen gran importancia en conseguir que todo el metraje funcione.

javier-gutierrez-bajocero

También está de dulce Patrick Criado que nos hace olvidar su papel de policía en ‘Antidisturbios’ para mostrarnos a un preso de esos que crean amor y odio. La dirección de Quilez y el magnífico montaje hacen que disfrutemos al máximo de todas las interpretaciones y el trabajo de un equipo técnico y artístico que merece éxitos y halagos aunque sea lejos de las butacas.