“La hija” es la nueva película del director Manuel Martín Cuenca que llegará a los cines el 26 de noviembre. Este largometraje es el primero rodado de forma íntegra en la provincia de Jaén y nos muestra espectaculares paisajes de la provincia andaluza. El filme narra la historia de una pareja que pretende tener descendencia quedándose con el bebé de una joven que ha salido de un centro de menores. Nos encontramos ante una de esas cintas en las que la trama va evolucionando hacia un sendero que nos mantiene en vilo como espectadores. Y lo hace sin forzar y de una manera tan orgánica que nos hace conectar de lleno con la narración.

Javier Gutiérrez, Patricia López Arnaiz y la debutante Irene Virgüez  se encargan de ir componiendo cada secuencia para generar una cohesión notoria. Al comienzo de la película todo lo visual nos da muestras de la amplitud de las localizaciones. El rocoso entorno, mezclado con el imponente verde, de la Sierra de Segura combina con la piedra de la casa y los edificios de la capital jienense para generar una identidad potente. La fuerza de los personajes también queda de manifiesto y pronto seremos conscientes de que es el propio amor el que nos va llevando hacia un lugar más oscuro.

la-hija

La inmersión de Manuel Martín Cuenca

Se nota que Manuel Martín Cuenca ha querido trabajar desde el punto de partida con el reparto. Vivir los ensayos en la casa y el entorno en el que se iba a rodar la película resultó esencial. A pesar de paralizar el rodaje a causa de la pandemia, el trío protagonista consigue trasmitirnos una excelente conexión con todo lo que les rodea. Las acciones de los personajes van conduciendo a que solo haya una solución posible. De hecho, cuando nos damos cuenta ya es demasiado tarde como para imaginar otra.

patricia-lopez-arnaiz

El guion de “La hija” adquiere una marcha más en la última media hora de metraje y nos traslada hasta sitios que se van detectando poco a poco en los arcos de cada personaje. La película tiene ese componente de sorprendernos con la propia oscuridad que se genera cuando el amor tiene que encontrar una salida. La cámara, el sonido y el montaje se dan la mano para adentrarnos en una experiencia sensorial dentro de la sala de cine. La nieve se ha impuesto a la primavera e incluso comenzamos a notar que la casa tiene barrotes en las ventanas. La hostilidad toma el protagonismo de un desenlace que mantiene el nivel vivido hasta el momento.

El sobresaliente de Vetusta Morla con la banda sonora

La banda sonora es uno de los apartados más sorprendentes de “La hija”. A lo largo de toda la película quedamos fascinados con la naturalidad con la que Vetusta Morla ha mimetizado cada composición con el sonido directo. Los pasos, la brisa del viento meciendo las ramas de los árboles o el crujido de la madera combinan, de manera sobresaliente, con sintonías que casi no sabemos cuando empiezan. Lo curioso de esto es que siempre, en algún momento, notamos que están y nos ayudan a sumergirnos todavía más en las acciones de los protagonistas.

Estreno de “La hija” el 26 de noviembre

Tras pasar por varios festivales de gran relevancia nacional e internacional como San Sebastián o Sevilla, “La hija” llega a los cines de toda España el 26 de noviembre para sumergir al espectador en el artesanal método de trabajo de Martín Cuenca. El largometraje ya se ha vendido a países como Grecia y pronto también podrá ser disfrutado lejos de nuestras fronteras.